The Answer – Raise a little hell (2015)


10616131_10153348532656102_8641856183285822574_n-600x592

El nuevo y meritorio trabajo de los irlandeses supone el quinto y perseverante intento de la banda por conseguir un puesto de honor en el podio del rocanrol. Ni siquiera diez años han pasado desde que publicaran aquel fabuloso “Rise” y con cinco discos publicados, creo que la palabra perseverante se ajusta a ellos como un guante.

El álbum vuelve a estar formado (como ya ocurrió con sus anteriores trabajos post “Everyday demons”), por un puñado de buenas canciones y otras que, si bien individualmente podrían funcionar, hacen que la nota media del conjunto baje unas décimas.

“Rise a little hell” sigue deconstruyendo el hardrock de reminiscencias clásicas, aderezándolo aquí y allá con influencias contemporáneas. The Answer siempre funcionan a las mil maravillas cuando van al grano, a lo básico;“Long live the renegades”, por ejemplo, tiene todos los ingredientes para convertirse en uno de los clásicos de la banda y “Wiplash” tiene una desbordante y cautivadora energía. En otras canciones se complican un poco, como en “Last day of summer”, un tema potente pero que parece divagar gran parte de su minutaje o en “Cigarettes&regrets”, con un sonido algo fofo que le quita músculo a una melodía que podría haber dado más de sí . A mi, personalmente, me estimulan más cuando se ponen serios y fabrican temas rocosos, como la propia “Raise a little hell” o cuando juegan a ser algún otro en ese extraño híbrido blues-funky-rock que supone “Red”, por cierto, carta de presentación del disco.

Así pues, tenemos que Cormac Neeson es un vocalista con una voz reconocible y carismática, Paul Mahon un guitarrista que fabrica riffs infecciosos y potentes y una base rítmica más que versátil; sin embargo, “Raise a little hell”, por desgracia, no pasa de ser “otro disco de The Answer”. Y es que el comienzo de su carrera fue demasiado fulgurante, y desde entonces no han podido superar el listón que ellos mismo se pusieron.

Aún así, no nos llevemos a equivocación; como ya he dicho, tenemos un buen disco entre las manos, superior a una media llena de mediocres que se limitan a copiar sin aportar nada nuevo. Quizás a the Answer les falte algo de inspiración para ser sobresalientes, pero les sobra personalidad. Su carrera es coherente y digna de tener en cuenta y no han dado un paso en falso en su camino hacia un rock cada vez más básico y esencial.

Tambien puedes leer esto, y más, en Rock and roll army.

Anuncios