Brutal Truth – 17-6-14 en el Explosivo! Club de Zaragoza


Brutal Truth recalaban en la capital aragonesa en su gira de despedida en una fecha algo intempestiva, pero de obligada asistencia para cualquier amante presente, pasado o futuro, de las guitarras pesadas y esquizofrénicas. La banda comandada por Danny Lilker y Kevin Sharp se despide de los focos, y lo hace de la mejor manera posible, pateando escenarios.

Los zaragozanos Darmage abrieron la noche orgullosos de haber ganado la XIV edición del Pop Rock de Leioa (Bizkaia) tanto en la categoría de metal como el premio absoluto del concurso. Darmage nos presentaron temas de su flamante álbum “La caída de los ídolos”, con reminiscencias de thrash metal atemporal. Si escuchándolos en estudio me suenan a algo equidistante entre Machine Head y Pantera, en directo la influencia de Lamb of God se me hizo más evidente, aunque quizás el motivo fuera un sonido marrullero que inicialmente no les hizo justicia. De cualquier manera, un cancionero potente y una actitud enérgica de una banda que a buen seguro va a dar que hablar en la escena metálica.

Temples FestivalAunque si de actitud hemos de hablar, lo de Brutal Truth merecería mención especial, y es que los de Danny Lilker asaltaron el escenario poco antes de las once y nos arrollaron con todo un ejercicio de brutalidad sonora que no dejó indiferente a ninguno de los presentes. Un muro de sonido que se inició con “Birth of ignorance” y que acabo con “Collateral damage” (probablemente, el bis más corto de la historia) y que apabulla por su intensidad tanto sonora como física. Con el metrónomo echando fuego durante todo el concierto, Danny Lilker ponía las bases del caos controlado que Brutal Truth practica con un bajo rocoso y distorsionado. Kevin Sharp, ataviado con su ya clásico sombrero y un look almost hobo, tiene una de las voces más memorables del metal extremo, y una pose sobre el escenario que destila cierta humildad pero que no puede esconder la arrolladora confianza que otorga ser el frontman de semejante combo. Completaban la formación Rich Hoak, un batería sobrehumano cuyos brazos se movían más allá de la velocidad de la luz, y Dan O’Hare a la guitarra, con una muñeca de acero.

Comenzaba la reseña indicando que la gira que ha traído a Brutal Truth hasta Zaragoza es su gira de despedida y es que, como ya comentamos en un artículo anterior, Danny Lilker se retira del mundo de la música coincidiendo con su cincuenta cumpleaños. El mundo del metal pierde así una de sus máximas figuras o, al menos, una de las más carismáticas dentro del underground.

Anuncios