The Horrors – 05/06/2014 (ZFF week)


posterfestiwebEl jueves por la noche se dio una de esas extrañas alineaciones de astros que traen a nuestra ciudad un grupo internacional en el momento en el que se debe traer, como cuando vino Wilco en 2005  u Oasis en 1997. Esta vez era el turno de The Horrors, cita imprescindible para conocer al grupo más estimulante surgido en las islas británicas en los últimos años.

El concierto de the Horrors está englobado dentro de la Zaragoza feliz feliz week, una loable iniciativa de la también zaragozana web homónima para poner en primer plano a varios grupos de la actualidad sonora de la ciudad. Durante una semana, y en distintos recintos de Zaragoza, diversos grupos de la capital aragonesa subirán al escenario para intentar demostrar que la ciudad está viviendo un dulce momento creativo. Como colofón a tan quijotesca aventura en estos tiempos que corren, el cartel del festival añadía en su noche del jueves un atractivo internacional irresistible e irrepetible en forma de The Horrors. Los chicos de Zaragoza feliz feliz han apuntado alto, y han logrado traer a la capital mañana a un grupo que va a ser cabeza de cartel en muchos de los festivales europeos de este verano. “Ya que nos ponemos, nos ponemos”, debieron pensar cuando organizaban el evento. Aplausos mil.

Un buen rato antes de que The Horrors  subieran al escenario, Ana Muñoz abrió la velada con un concierto íntimo en el que su cálida voz fue la protagonista absoluta. Una aparente fragilidad inicial (no miró al público mientras cantaba hasta la tercera o cuarta canción) dio paso a una dulce comunicadora que se gana al personal no sólo con unas canciones envolventes y suaves, si no también con su simpatía.

Continuaron calentando motores Pol Pot. Hicieron gala de cierta chulería encarnada en el cantante que, parapetado tras unas negras gafas de sol, atacaba un tema tras otro con energía. Su mezcla de Joy division y post-punk sonó contundente y segura.

El jovencísmo Jacco Gardner, que con tan solo 24 años es ya considerado un promesa de la psicodelia europea, fue el otro artista internacional elegido para completar la noche. Jacco Gardner es un claro ejemplo de que la simple emulación de un sonido canónico no es suficiente. Sus canciones, con unas profundas raíces en la psicodelia de los 60s y llenas de juegos vocales preciosistas, no logran esconder ciertas carencias creativas que, bien es cierto, en directo se camuflan mejor. En el proceso de recrear sus sonidos favoritos ha olvidado añadir algo de personalidad, por lo que el oyente tiene la sensación de estar escuchando revisiones de canciones que ya ha oído con interioridad.

Pasadas las once de la noche The Horrors aparecieron en el escenario ataviados de riguroso negro y arropados con un juego de luces espartano, la mayor parte del tiempo monocromo, acentuando el toque gótico de la banda que en su sonido actual no va más allá del look.

Comenzaron la noche como lo hace su nuevo álbum “Luminous”, con “Chasing shadows” y a partir de ahí lo fueron desgranando, intercalando canciones de anteriores trabajos.

IMG_20140606_070920Sea within a sea” fue el primer momento álgido de la noche. El que fue el primer single de su álbum “Primary colors” en directo suena arrollador e hipnótico y subió un tanto la temperatura entre el publico. El cantante Faris Badwan deambula sobre el escenario con cierto hieratismo que ocasionalmente rompe en forma de espasmos, contoneos y movimientos bruscos que avivan al público y aumentan la reciprocidad entre ambos.

Bien es cierto que determinados temas de “Luminous” no acaban de entrarme, pero en directo ganaron enteros. Ocurrió así con la un tanto anodina “So now you know”, que sobre las tablas gana cuerpo hasta convertirse en otro gran momento de la noche o con “In and out of sight” que no me había dado cuenta de lo buena que era y de cuanto sonaba a mis amados Primal Scream hasta que la he oído en directo.

El que hubiera debido ser el bis, la apabullante “Moving further away”, sonó sin que la banda hubiera dejado el escenario y tras una hora de concierto nos dejaron con ganas de más, mirando al tablado con la expectación del que espera que aparezcan de nuevo, pronto frustrada por las luces del recinto.

Dejando aparte preferencias personales respecto al setlist (¿por qué no me tocáis “Monica gems” o “Who can say”?) y un sonido un tanto enlatado, The Horrors ofrecieron lo que se esperaba de ellos (veni vidi vici) centrando su discurso en su estilo actual y obviando su debut por estar muy alejado de su actual propuesta.

Por cierto, de todos estos días de música, quedará para el recuerdo, además de lo vivido frente al escenario, un imprescindible vinilo que recopila todos los grupos zaragozanos que participan en el festival y que, si tienes suerte, quizás puedas conseguir todavía. Es una interesante oportunidad para concoer a grupos tan interesantes como Calavera, The Fractal sound, o El gol de Nayim. Su tirada es de 200 copias, ¡y van que vuelan!

 

Anuncios