Culted – Oblique to All Paths (2014)


GD30OB2-N.cdr

La historia de Culted es curiosa, pues Daniel Jansson (cantante y residente en Gotemburgo) y el resto de los músicos (canadienses) nunca se han encontrado cara a cara. Se conocieron vía internet, pusieron en común querencias musicales, y decidieron emprender un proyecto juntos. De este proyecto nos llega ya su segundo álbum «Oblique to All Paths» en el que vuelven a presentar un discurso similar al ya iniciado con su primer largo, «Below the Thunders of the Upper Deep», pero con cierta madurez adquirida y mayor riqueza en los matices.

Considerado por algunos medios como una obra maestra del doom contemporáneo, «Oblique to All Paths» es un oscuro mosaico que evoca imágenes de un futuro post apocalíptico en el que cualquier esperanza es vana. Sus canciones generan una densa oscuridad, tan densa que resulta opresiva. El concepto canción no existe ; los cortes que componen el álbum están difuminados hasta casi la extenuación y resulta imposible encontrar un solo momento en el que poder orientarse. Los tiempos nunca pasan de medios, y su lento discurrir sonoro puede generar cierta angustia primaria en el oyente. El conjunto crea un ambiente tétrico y negro, con unas guitarras saturadas y graves y la voz de Daniel Jansson, una voz post-mortem, espectral y fantasmagórica.

Podríamos considerar este sonido una evolución casi lógica de aquellos pasajes más oscuros del «Blessed are the sick» de Morbid Angel, aunque podemos encontrar riffs de querencia más clásica como el que inicia «Illumnati». Personalmente, me resulta difícil etiquetar a Culted con ninguna etiqueta o sub-etiqueta; la difuminación de géneros es tan subversiva que no se puede hacer sin caer en ambigüedades. Poliédrico, perfecto y opaco son adjetivos que le van como anillo al dedo. El resto serían nada más que conjeturas.

También puedes leer esta reseña en Rock And Roll army.

Anuncios