Vista Chino – Peace (2013)


Vista_chino_-_peace_album_cover

 

Vista Chino es la banda de John Garcia y Brant Bjork. Estos dos señores tienen un su currículo el haber sido miembros fundadores de los ahora legendarios Kyuss. Añadamos a la banda al guitarrista Bruno Fevery y a Nick Oliveri, que también formó parte de Kyuss y de Queens of the Stone Age, y ya tenemos una banda cohesionada y engrasada.

Todo comienza cuando Garcia (re)fundó Kyuss Lives! para promocionar su trabajo en solitario “Garcia vs. Garcia”. La experiencia funcionó, y ya en 2012, la banda anunció planes de futuro que incluían comenzar a trabajar en un álbum de estudio. Esto no le debió sentar muy bien a Mr. Josh Homme, quien junto a Scott Reeder (ambos ex­miembros de Kyuss) demandaron a Kyuss Lives! por uso indebido del nombre. Más allá de lo que opinemos sobre la inquina que sobrevuela la denuncia, el hecho es que Homme ganó el juicio, por lo que tuvieron que cambiar el nombre por el de Vista Chino.

Tras ciertas incertidumbres y muchas vueltas, este 2013 se publicó finalmente el primer álbum de Vista Chino. ¿Qué podemos encontrar en “Peace”?  Vamos a ver, en un álbum en el que están casi todas las partes de Kyuss y producido por ellos mismos no puede haber otra cosa que rock ácido, pesado, desértico y psicodélico. No podía, no debía ser de otra manera. Sin duda no encontramos la inspiración que Homme le daba a los clásicos de Kyuss, pero Bruno Fevery demuestra ser un guitarrista con marcada personalidad y un bagaje más que suficiente para defenderse. Pero por favor, no establezcamos comparaciones, ya que es un sin sentido y además muy aburrido. Simplemente escuchemos temas como “Dargona Dragona” o “Acidize­the gambling moose” y centrémonos en un presente prometedor.

Ahora que Kyuss ha ocupado su lugar como banda totémica y referente y que ya hace años que cientos de bandas absorben sus influencias, es un buen momento para recibir a Vista Chino y su “Peace” como se merecen. Lejos de presentarnos un discurso agotado o moribundo, tenemos ante nosotros un puñetazo sobre la mesa para reivindicar los sonidos de los que son padres y decirle al resto del mundo que su legado sigue vivo y expandiéndose. El legado de Kyuss vive.

También puedes leer esta reseña en Rock and Roll Army.

Anuncios