Triángulo de amor bizarro – 19/12/2013 en La Casa del Loco de Zaragoza


IMG_20131220_102621

La noche del jueves se llenó de ruido mágico con la visita de Triángulo de amor bizarro a la Casa de Loco de zaragoza.
Antes de entrar en harina, hemos de mencionar que la noche la abrieron los locales El gol de Nayim, una joven banda que, aunque en directo les falta bastante rodaje, tienen cualidades más que interesantes para convertirse en un grupo a tener en cuenta. Con un par de EPs autopublicados, llenos de pop ruidoso y letras psicodélicas, tienen canciones y tienen pose. Esperaremos a ver como se desarrollan.

Tras no haber podido tocar en la reapertura de la mítica Sala King Kong hace unos meses, debido al boicot vecinal, Triángulo de amor bizarro visitaba Zaragoza para presentar su tercer y aclamado disco “Victoria Mística”. Tras haberlos visto en directo en anteriores giras, y por muy defensor de ellos que uno sea, he de reconocer que siempre he pensado que el punto flojo de la banda eran los directos, muy embarullados y ruidosos. Seguramente, tal maremagnum sonoro era una opción elegida conscientemente por la banda (como, por ejemplo, hace My bloody Valentine) y lo considero profundamente respetable, pero creo que en cierta manera ocultaba la magnificencia de una cancionero redondo que trasladado al directo quedaba algo desdibujado.
Sin embargo, lo vivido en el contundente directo que presenciamos contradice cualquier prejuicio estúpido que pudiera tener. Ruido, sí, maremagnum sonoro, más que nunca, pero de qué manera señores. TAB ha crecido como banda en directo hasta alcanzar la perfección. La potencia sin control no sirve de nada, pero la potencia con control es gloria bendita. Con un dominio del ruido y la distorsión casi sublime, los gallegos nos sometieron a un apabullante tour de force musical en el que repasaron sus mejores temas, arrojados contra nuestra cara uno detrás de otro, sin apenas tiempo de sobreponernos entre ellos.
Isa, habiendo ganado protagonismo en los surcos de “Victoria mística”, también lo hace sobre el escenario; mezclando la actitud shoegaze de su enigmático flequillo con el pop de “estrellas místicas” o el punk irreverente de “Isa contra el partido humanista”, su magnetismo es indudable. Rodrigo Caamaño, la otra cara visible de TAB, es un huracán que azota el escenario con su despliegue de distorsión eléctrica, enarbolando clásicos como “El himno de la bala” o “¿quienes son los curanderos?” y escupiendo punzantes “consejos” sobre la importancia de mantener las formas o la conveniencia de llevar navaja. Su conexión con el primario y contundente batería Rafael Mallo sirve de contrapunto a el hieratismo de Isa o de Zippo, en una mixtura perfecta de entrega y pose que, sin embargo no les impide conectar con el publico de manera más que suficiente. En las primeras filas el concierto se vivió como siempre se debería vivir un concierto, sudando, moviéndose, braceando, entregados. Fue una de esas noches en que todos los factores implicados se alían para que el resultado sea óptimo.

Triángulo de amor bizarro parecen no tener techo. A disfrutarlo.

Anuncios