Betunizer – Gran Veta (2013)


BC248Betunizer, a día de hoy, llevan una carrera ascendente e imparable que se reafirma con su tercer largo, “Gran Veta”, en el que siguen incidiendo en esa suerte de post hardcore-funk incendiario, que ya practicaron en “Boogalizer”, y que hace que quieras contorsionarte hasta quedar deshidratado. Entre sus surcos sigue en marcha esa base rítmica realmente arrolladora, con Marcos Junquera milimetrando la batería y Pablo Peiró marcando el ritmo con ese bajo lleno de negrura. Las guitarras echan chispas que amenazan con fuego en manos del también vocalista de José Guerrero, que vuelve a exponer unas letras esquivas contenidas en frases cortas y repetitivas, casi como un agresivo mantra.

En “Ford Carillada” se cuela un acompañamiento de viento que añade un toque excitante en el ya de por sí excitante sonido de Betunizer. Este tema, el primero del álbum, ya define a la perfección lo que vamos a encontrar después. Sudor a borbotones, guitarras esquizofrénicas al rojo vivo, puñetazos sonoros… Con esto no quiero decir que el resto del álbum sea predecible, pero sí que ya has entrado de manera irrevocable en el particular mundo de los valencianos, te guste o no. La tensión sonora sigue presente, y cuando estalla, como en la parte final de “Acaricia tu tema” o en “Pantera pura”, amenaza con fundir tus raídas zapatillas.

Es difícil enfrentarse a la banda que está aunando a (casi toda) la crítica en tan diversos medios musicales. Yo no puedo evitarlo, cuando leo tanto y tan bueno, recelo. Nadie parece dispuesto a ponerle el cascabel al gato cuando se habla de Betunizer. Pero es que, tras oír “Gran Veta”, puedo afirmar que no hay cascabel alguno para hacer sonar. Me uno a la corriente y comprendo, definitivamente, el fervor popular.

Anuncios