Capsula – 10/10/2013 en el C.C Almozara de Zaragoza


IMG_20131013_112421Capsula comenzó en Zaragoza una pequeña gira de presentación de “Solar secrets” que les sirve para calentar motores con vistas a su gira norteamericana.

Frente a un público más bien escaso, Capsula decidieron darlo todo con un directo contundente y agresivo, que hizo que los pocos espectadores allí presentes sintieran que estaban asistiendo a una de esas noches que se marcan a fuego en tu memoria.

Martin Guevara es un frontman hipervitaminado que toca y canta con pasión y logra transmitir la urgencia vital de vivir por y para la música. Este tipo no toca la guitarra, mantiene sucias relaciones carnales con ella. Es puro exhibicionismo rock.

Coni Duchess, con sus saturadas líneas de bajo, otorga al grupo un basamento sólido en el que desarrollar experiencias sonoras cercanas a la catarsis. Vestida completamente de negro para la ocasión y con unos movimientos felinos, recorre el escenario creando una sensación de fascinante peligro.

En un concierto de Capsula lo que cuenta son las sensaciones contagiosas que la banda emana, el aquelarre sonoro que celebran, no sólo encima del escenario, ni no también a ras de suelo, con frecuentes incursiones entre el público para buscar la comunión final de la santa trinidad banda/música/público.

La sugerente “Communication” sonó extrovertida y potente; “Sun shaking” fue sin duda uno de los momentos álgidos de la noche, sintiendo en nuestras cajas torácicas el “shake… shake” como una orden de la que a duras penas puede uno defenderse; “Mejor no hablar de ciertas cosas” fue la elegida para sonar en la lengua materna y con “You cannot blame” y su infeccioso riff, pusieron la guinda final a un concierto redondo.

Justos deudores de sus influencias, acometieron el “Moonage daydream” de Bowie casi a primeras de cambio y ya en los bises eligieron “I need somebody” de los Stooges, logrando hacer suyas esas referencias e integrándolas a la perfección en su repertorio.

Aunque he vivido conciertos en los que la baja asistencia lastra el ánimo con el que la banda afronta la situación, no pareció ser este el caso de estos argentinos afincados en Bilbao, que afrontaron la noche de una manera sobresaliente, devorando al público e incendiado el escenario a base de rock sucio, garaje, psicodelia y un ruidismo contagioso.

Anuncios