Arizona Baby (22 de Septiembre en Sála López)


ImagenAnoche en Zaragoza recibimos, con los brazos abiertos, a Arizona baby.

Tras su singular andadura con Los Coronas, en ese monstruo de dos cabezas que se ha dado en llamar “Corizonas”, los vallisoletanos vuelven a pisar los escenarios con una mini-gira, para seguir exprimiendo “Second to none” (2009) y de paso presentar algunas canciones de su próximo EP “The truth, the whole truth and nothing but the truth”, que aparecerá a primeros de Octubre.

Arizona Baby practican un rock acústico fronterizo, propio de un bar en medio del desierto, con neones de Budweisser, un billar al fondo y camareras rubias sirviendo jarras de cerveza entre pelea y pelea.

Siendo la primera vez que los veía en directo, y habiendo oído sobre ellos nada más que halagos, debo reconocer que no sólo cumplieron, si no que superaron con creces las expectativas que tenía puestas en ellos.

Escuchar su música en casa, en el coche o en el mp3 siempre es agradable, pero verlos en directo es algo completamente diferente. La entrega sobre el escenario es total, y nos advierten, entre canción y canción, que el desierto y el rocanrol son muy exigentes. No queda lugar a dudas tras verlos desgranar, con un sonido impoluto, todas esas canciones llenas de polvo, sentimiento y sudor.

Hubo momentos para las bromas (el cantante es todo un show-man, con muchas tablas y horas sobre el escenario, siendo la química con el público extraordinaria), para romper cuerdas, y para versiones. Sonaron Willi Dixon, The Mamas and the Papas, Little Richard o Kraftwerk… he dicho Kraftwerk? Sí señores, se marcaron una versión de “The model” que me dejó clavado, trasladando el sonido de los alemanes a las llanuras desérticas de una manera tan natural que el original, frío y calculador,  se difuminó en mi mente hasta desaparecer, sustituido por la calidez del sol y de una camisas de cuadros.

Tras poco más de una hora (tiempo estimado ya que perdí la noción, se me pasó volando) se retiraron dejando un buen sabor de boca y el pabellón bien alto, como suele decirse.

Una de las bandas nacionales más interesantes en estos momentos

 
 

 

Anuncios