“Melancolía” de Lars Von Triers (2011)


Buenas tardes Lars, ¿cómo lo llevas?.

Déjame, aunque no te importe mi opinión en absoluto, que divague un poco sobre tu última película.

Aún recuerdo cuando vi “Dogville” y quedé maravillado por la originalidad con la que tratabas la crueldad humana. Eran otros tiempos y yo aún no sabía que te esfuerzas por ser inaguantable tanto en lo cinematográfico como en lo personal. “Bailar en la oscuridad” me hizo desear lo peor para Bjork y “Rompiendo las olas” me incitaba a la eutanasia activa, aunque el paciente esté consciente. Aún así, en aquellos momentos, me parecía, Lars Von Triers,  un director atrevido y decidido a ahondar en lo más oscuro de lo que (también) nos hace ser humanos. Y todo ello de manera subjetiva, sin juicios de valor.

“Manderlay”, bueno, apenas la recuerdo. Simplemente, ya no salía Nicole Kidman (No lo digo ni como aliciente ni como detrimento).

Con “Anticristo” no pude, tengo que reconocerlo. Tantos minutos de tortura cinematográfica simplemente para expiar demonios internos me hicieron repudiar una cinta en principio atractiva.

Y llegamos a “Melancolía”. Apenas me había interesado por ella. En Cannes perdiste una buena oportunidad de redimirte, hablando sobre Hitler. ¿Lo hiciste conscientemente?. Si es que eres un provocador nato.

Leí una entrevista tuya el mismo día del estreno de la cinta en salas comerciales. En ella contabas que había escrito el papel de Justine para Penélope Cruz, Pe para los amigos, pero que ella rechazó la oferta para realizar cine más comercial. Eso ya hizo que me picase la curiosidad. ¿Pe en una peli tuya? ¿Qué tipo de papel sería? Pero mejor aún me pareció leer que te alegrabas de que finalmente fuese Kirsten Dunst la elegida, ya que su soberbia actuación había aportado matices al personaje que no habías valorado inicialmente. Leer que básicamente la película iba sobre el fin del mundo, me reafirmó en que “Melancolía” era una película que debía ver

Hablando ya del contenido de la película, decir que me maravillaron esos primeros minutos, tan visuales y sonoros, con imágenes que sólo se comprenden al terminar la película, percatándonos de que en esos primeros minutos, ya casi lo hemos visto todo. 

Después de eso, el tedio. La película está dividida en dos partes, una para cada una de las hermanas protagonistas del film. Una de ellas es Justine, y la otra Claire, interpretada por Charlote Geinsbourg. Esta primera, densa y mayormente aburrida parte la centras en el personaje interpretado por Dunst, siendo un personaje enfermo, con graves trastornos psicológicos que le impiden llevar una vida normal. Sufre de “melancolía”. Mientras nos cuentas como su noche de bodas se derrumba y ridiculizas el sacramento del matrimonio (ningún problema con eso, por otra parte), nos haces partícipes de que hay un gran planeta, llamado “Melancolía” que se acerca a la Tierra, aunque en principio parece que sin peligro de colisión.  Conforme el planeta se acerca, parece que Justine se va templando, valiente ante lo que ella cree que se avecina (colisión, apocalipsis), mientras que Claire, la mujer estable, centrada y con éxito en la vida, se va derrumbando en una segunda parte más dinámica.

En fin, una película que gana en los momentos más visuales, realizados con maestría, pero que cae en el aburrimiento más absoluto cuando intenta retratar el alma de los personajes.

Acabo de leer que tienes varias nominaciones a los premios del cine europeo. Te deseo lo mejor.

Saludos

P.D.: ¿Es en serio que tu próxima película será una porno?

Anuncios