1Q84 de Haruki Murakami vol.1&2


Algo está pasando en el mundo. Pequeñas diferencias respecto a lo que supuestamente debería ser lo establecido son percibidas por Aomame, una masajista profesional, excepcional en su campo que, por otra parte, se dedica a asesinar de manera irrastreable a hombres han salido impunes tras haber maltratado a sus parejas.

La policía lleva un uniforme que ella no reconoce, le hablan de un tiroteo de la policía con una secta que ella no recuerda… y hay dos lunas en el cielo. Todo esto, por más vueltas que le da, no pertenece a su realidad. Es imposible no recordar que, de repente, ha salido una segunda luna en el firmamento

Tengo es profesor de matemáticas en una academia, a la vez que consigue un sobresueldo escribiendo. Se le encarga reescribir un relato que se ha presentado a un concurso. Este relato tiene el potencial para ser un best seller y el editor cree que simplemente necesita de la mano de Tengo para pulir la técnica literaria. Tras conocer a quien lo ha escrito realmente, una extraña joven llama Fukaeri, acepta el encargo. El libro se publica y tiene un éxito masivo. A partir de ahí, todo se vuelve cada vez más extraño.

Enfrentarse a un nuevo maratón de Murakami me parecía estimulante a la vez que agotador. Algunas de sus novelas te absorben en su espiral narrativa y sus cientos de páginas acaban extasiando al lector, bombardeándolo con información, unas veces útil, y otras no tanto, de todo lo que acontece en la historia.

Comenzar 1Q84, sabiendo que todavía falta una parte por publicar, no me parecía del todo alentador, pero decidí hacerlo de todos modos. No llevaba ni 20 páginas, la historia ya me había atrapado.

Como es casi habitual, la historia contiene dos tramas que transcurren paralelas. Podrían leerse independientemente durante gran parte del libro, pero ambas se complementan y ayudan a hacerse una idea global más rica en matices. No se puede decir que una sea más o menos interesante que la otra, si no que ambas componen un mosaico surrealista que se va desarrollando con aparente lentitud, pero con firmeza, en una narración desarrollada con inteligencia por el escritor, hilvanando lo que tiene en mente de manera dosificada durante la lectura. Esta manera de estructurar la narración no hace si no desear avanzar por sus páginas con avidez para ver que les depara el destino a los personajes de la novela.

El perfil de sus personajes es recurrente. Se sienten solos, desesperanzados, llevando una vida gris y sin grandes expectativas ante un futuro siempre incierto que parece que se desarrolla ante ellos sin que puedan participar en lo que les sucede. Tengo, uno de los dos personajes principales, es bajo mi punto de de vista, un personaje puramente kafkiano, siendo arrollado por el devenir de los acontecimientos pudiendo hacer más poco más que ser un mero espectador ante lo que le ocurre.

Aomame comparte similitudes con Tengo, pero es mucho más resolutiva. Ella sí que participa en la historia con cierta iniciativa aunque sea desbordada por ella, por la magnitud de los acontecimientos.

Ambos tienen en común que son personas con una infancia más bien triste, marcados por la relación con sus padres. Ambos tienen dificultad en las relaciones sociales, siendo esta una habilidad que desarrollan por puro compromiso. Anestesiados en sus sentimientos, buscan una identidad propia. La relación entre ambos, sin desvelar nada más, es un punto fuerte del libro.

La obra está ambientada en 1984, en clara referencia Orwelliana respecto al cambio de la realidad. Si bien en la obra de Orwell, este cambio se hacía borrando y reescribiendo los registros históricos tal y como convenía al Gran hermano, en la obra de Murakami la realidad se reescribe a si misma según los sucesos que se nos relata, encontrándonos de nuevo, y como ya hiciéramos en anteriores obras del autor, con que real e irreal (o surrealista) van de la mano. Cuando te habla de la creación de la crisálida de aire o de cómo la litel pipol accede a nuestro mundo casi parece que en cualquier momento eso pueda suceder a tu lado, que es un hecho que ocurre con frecuencia y espontáneamente. 1984 se va transformando en 1Q84.

Poco más me queda por decir, ya que no quiero caer en la tentación de profundizar en la trama. Como siempre, es mejor y más sugerente dejar por descubrir que descubrir en exceso.

Por último, comentar que 1Q84 esta compuesta por tres volúmenes. Dos de ellos componen este primer libro, y el tercero se publicará en Octubre.

Cómo un libro de unas 700 páginas se puede hacer corto es algo al alcance de pocos escritores. Después de leer la última página, siendo los últimos capítulos un “continuará” en toda regla no nos queda si no esperar al volumen 3.

Anuncios