Batman y amigos


Breves opiniones sobre las últimas películas que he visto.

Debido a mi inactividad en el space, se me han acumulado varias a comentar.

Estas tres han sido las elegidas para un breve repaso.

El caballero oscuro (2008):

La mejor película filmada sobre Batman hasta el momento y quizás la mejor sobre superhéroes, si acaso podemos considerar a Batman un superhéroe al uso.

Una película muy bien estructurada, que va en un crescendo paulatino durante las dos horas y media que dura y en la que cada personaje tiene su lugar y su parte en la historia. Apenas nada de lo que ocurre en la película da la sensación de que sobre. Con cada minuto pasado se va afianzando la sensación de que todo sucede por un motivo.

Más que una nueva película sobre Batman, es una suerte de película coral sobre la corrupción de una ciudad y las personas que toman parte en su definitiva caída o su salvación.

El Joker esta vez no es un payaso malo, si no un psicópata, un agente del caos en el que quiere sumir a Gotham City. Un Heath Ledger impresionante recrea con un acierto total a un Joker que jamás habríamos imaginado tan perturbado y lúcido a la vez.

La película del año.

The Tracey Fragments (2007):

Un título experimental. Un tipo de cine que no se ve normalmente, usando hasta la extenuación divisiones en la pantalla y flash back.

Tracey Berkowitz (Ellen Page, la de Hard candy y Juno) es una chica de quince años que no cuaja ni en su familia, ni en su instituto, ni en ningún sitio realmente.

La historia comienza con Tracey en un autobús, aparentemente desnuda y tapada solamente con una cortina, buscando a su hermano y con una carita de como que lo ha pasado muy mal.

Poco a poco, y con cierta paciencia, iremos descubriendo cómo ha llegado a esa situación.

Sólo recomendable si no queréis ver lo de siempre.

Pudor (2007):

A veces el cine español te da sorpresas. Después de películas como ésta pienso que si le diese más oportunidades al cine patrio, o rebuscase más allá de los títulos que llegan a los cines comerciales, recuperaría la fe en el.

Una película de lo hermanos Ulloa, en la que se habla del miedo, de sentimientos reprimidos, de dolor, de desencanto ante la vida que nos ha tocado vivir y sobre todo de incomunicación.

Una historia muy humana sobre una familia deshecha, entre la que encontramos al marido (Nacho Novo), que recibe la noticia de que va a morir en seis meses, afrontando la noticia sin saber muy bien cómo. La mujer, atrapada en una vida que detesta, una vida que no le ofrece ningún estímulo y que, decididamente, no es lo que esperaba. El padre de ella, que reencuentra a la que parece que fue su primer amor, y que abandonó por la que finalmente fue su mujer y esposa. Y los niños, ella una adolescente introvertida, llena de complejos y confusa sobre su sexualidad y el, un niño que parece vivir más en sus fantasías que en la realidad.

Lo único que no me ha acabado de gustar es que cuando acaba el metraje no ha habido ningún mensaje de esperanza. No hay una luz al final del túnel y sólo nos queda aguantar una tras otra.

Afortunadamente no es así.

Anuncios