Grizzly man (2005)


De nuevo el hombre frente a la Madre Naturaleza en Alaska. Esta vez frente a los majestuosos osos Grizzly.

Werner Herzog nos cuenta en este documental como Timothy Treadwell amaba a los osos y como ese amor acabó costándole muy caro.

Durante trece años, pasó los veranos cerca de ellos, en pleno contacto con la naturaleza que lo rodeaba, integrándose en ella. El creía que su misión era protegerlos de los peligros que los hombres podrían traerles.

En los últimos veranos que allí paso, se llevó material para realizar grabaciones, que ocupan la mayor parte del metraje. Imágenes de una sobrecogedora y profunda belleza, que no esconden sin embargo la crueldad que encierra la naturaleza. El documental se completa con entrevistas a personas cercanas a Timothy. El piloto del avión que lo transportaba a Alaska, amigas, una ex-novia, incluso a sus padres, aparecen a lo largo del documental para contarnos la imagen que tenían de Treadwell.

Finalmente, murió devorado, junto por la que aquel entonces era su novia, por uno de esos osos que tanto admiraba. Aprendió por las malas que entre la naturaleza salvaje y el hombre hay una línea que no se debe sobrepasar.

Contado así, casi parece que era un tipo comprometido con una causa, una suerte de defensor de los animales, un cruzado, un romántico.

Nada más lejos. El documental nos presenta a un alma atormentada, un personaje quebrado, que huye a la naturaleza, incapaz de afrontar sus miedos. Busca la paz en la introspección y en la soledad, cerca de los osos. Allí, siente que todo es mucho más sencillo, cree que puede comprender y finalmente, encajar. Triunfar cuando en la sociedad ha fracasado.

Problemas en su juventud con las drogas y el alcohol no hacen más que acentuar esa inseguridad y ese miedo a la vida, haciéndole fracasar en la universidad y en los deportes, donde parece que tenía un futuro como nadador.

Afortunadamente he visto la versión doblada al español. Digo esto por que de fondo, podíamos escuchar la voz original de Tim y era prácticamente insoportable. Una voz aniñada de una persona completamente desequilibrada, sin ninguna conexión con la realidad. Un pobre niño tonto que se había creado un paraíso propio donde interpretar la vida a su extraña manera, lejos de situaciones que lo volvían vulnerable. Olvidó preguntar si en ese paraíso tenía alguna cabida.

No es que esté haciendo un ciclo de gente que muere en Alaska, ni que tenga interés especial en gente que se fija metas irrealizables, poniendo en peligro su propia vida por que son incapaces de vivir la vida como personas normales. Ha sido pura coincidencia. Pero lo que en “Hacia rutas salvajes” me pareció romántico y ensoñador, salvo por el dramático final, aquí me ha parecido imprudente y estúpido.

Tú decides.

Anuncios