HDS Tesoro



El domingo pasado, con el diario El País, se ofrecía “Tesoro”. Un libro con fotografías tomadas por Jose Girl durante la gira de reunión que Héroes del Silencio hicieron el año pasado. Añadamos un DVD con último

concierto de la gira, el que los mañicos dieron en el circuito de Cheste en Valencia, y tenemos un objeto de coleccionista. Ya he visto a un mexicano pedir 1000$ por él. Una auténtica locura. En E-Bay podéis pujar por el dese 32€. Teniendo en cuenta que su precio era de 11.95€, vemos que hay mucho listo ahí fuera.

Las fotos, en unos soberbios tonos sepia, retratan las diferentes etapas del viaje. Buenos Aires, México D.F., Monterrey, L.A., Zaragoza, Sevilla…Fotos en su mayoría fantásticas. Emocionantes.

Bunbury sobre el escenario, interpretando el histriónico papel que lo llevó a lo más alto. Juan Valdivia con esa cara de pocos amigos que siempre le ha caracterizado, pero tocando con pasión contenida la guitarra.

Momentos entre conciertos, entre bambalinas, montando el escenario.

Y el público, sin el cual ninguna banda sería nada. Público enfervorizado, sudoroso, entregado, coreando al unísono las canciones que con el paso de los años se han convertido en himnos.

El libro merece un notable, aunque en algunos casos se hace repetitivo, más que por el hecho de la ausencia de color, por el tratamiento digital que presentan muchas de las fotografías, con esas estrías y manchas para darle un toque, quizás, más épico.

El DVD recoge lo que ha sido Héroes en este retorno. Menos “ruido y furia” y más elegancia y madurez. Quedaron atrás los días de borrasca. Héroes, que desaparecieron un poco con alevosía y nocturnidad, volvieron años después para dejar las cosas claras, para quitarse una espinita y demostrar que son la banda más grande que ha habido en España.  Las dos horas y veintidós minutos de duración de su último y multitudinario concierto en el circuito de Cheste en Valencia así lo atestiguan. Poco importa la ciudad, sólo la música.

La realización podría haber sido mejor, alguna cámara tiembla un poco y los menús deberían haber estado un poco más trabajados. Pero no busquemos la perfección cuando esta no existe. Son sólo pequeños peros que en nada emborronan los sentimientos que uno tiene al revivir en casa esas canciones, haciéndote recordar aquella especial y emotiva noche en Zaragoza, en plenas fiestas de nuestra querida Virgen, en la que todos fuimos Héroes una vez más.

Anuncios